Events

Business

Buscar en este Blog
Búsqueda personalizada

jueves, 23 de febrero de 2017

Fire The Unseen, el tinte inteligente que adapta tu color de pelo al entorno

La científica Lauren Bowker, directora de un estudio de arte basado en la ciencia llamado The Unseen, ha logrado crear el santo grial de los tintes de pelo. La fórmula, llamada Fire ("fuego" en inglés) sienta los nuevos pasos en pigmentación capilar, creando un sistema de color sensible a las temperaturas.



Su comprensión es sencilla, aunque su funcionamiento no tanto: cuando temperaturas frías o cálidas alcanzan el tinte, éste reacciona cambiando su tonalidad. Esta transformación va desde el rojo pasión más vibrante hasta un castaño oscuro, pasando por naranjas, tonos melocotón y caobas más fríos. Aún no sabemos cuándo y cómo saldrá a la venta, pero según la web The Unseen, hará su gran debut en alguno de los desfiles de moda de esta temporada.


No es la primera vez que Bowker hace algo así, aunque nunca aplicado al campo de la belleza. La científica ya usó estas mismas técnicas para crear cristales que cambiaban de color para Swarovski, así como prendas de vestir que cambiaban de color con el aire. ¿Recordáis la escena de Jóvenes y Brujas en la que cambiaban su pelo? Pues parece que no es solo cuestión de magia cuando hay ciencia de por medio.



Olvídate de decidirte por llevar el pelo de un sólo color.

En la fallida (pero de culto) película de hace una década Ultraviolet, Milla Jovovich encarnaba a una guerrera del futuro con un vestuario que se adaptaba al entorno en el que estaba, mimetizando los colores o tonos predominantes del escenario. Pero lo que enamoró a muchas y muchos fue que Violet también podía cambiar el tono de su pelo a voluntad, y Milla pasaba de llevar el pelo negro azabache al pelirrojo o al blanco con mechas violetas. En 2006 era pura Ciencia Ficción. En 2017 es casi una realidad gracias a este producto que aspira a revolucionar el mercado de la Estética.


Fire, el tinte inteligente que adapta tu color de pelo

En el mundo de la moda actual hay una tendencia, la “Reactive Fashion”, con tejidos y vestidos que cambian, que se adaptan visualmente a entornos como pasar de los flashes de un photocall en la calle a una fiesta con luces más oscuras. Y parte imprescindible de la moda es la estética, que ahora puede ir pareja con Fire, un tinte creado por la experta Lauren Bowker de la firma The Unseen que tiene la capacidad de cambiar de color según el sitio en el que estemos. ¿Brujería, Ciencia Ficción? Nop, una fusión de tecnología, ciencia material y elementos químicos que dan como resultado una tecnología de cambio de color que se puede aplicar a distintos tintes.



El resultado es ropa y cabellos que según la luz muestran un color u otro (parecido a las pinturas de este estilo para los coches ‘tunning’). La última creación de Bowker, conocida precisamente como “la alquimista” en los círculos de la moda, es el tinte Fire que reacciona a las fluctuaciones de temperaturas y permite abarcar un amplio espectro de colores, por ejemplo pasar de un brillante pelirrojo por la calle un día soleado a un suave tono cobrizo pastel al entrar en un sitio. ¿Cómo es posible? Porque las células que componen Fire están creadas con los mismos datos que nuestro cuerpo usa en los procesos de termoregulación de la piel humana, y la reacción química del cambio de color obedece a estímulos como cambios en el entorno.

La temperatura y la luz, claves

Con moléculas basadas en carbono como parte de los componentes de Fire, estas reaccionan a elementos como el cambio de temperatura o de luz que absorben, provocando que una de las moléculas en el enlace de carbono sea más estable que la otra, creando una reacción con ello en base a una molécula con una absorción de la luz diferente que por lo tanto genera un tono de color distinto, por ejemplo tenerlo de una tonalidad rubia con mechas californianas en un interior iluminado y que según salgamos a la calle el pelo cambie a un tono rojizo y luego negro si hace frío o está oscuro.


Para los que estén pensando en los posibles daños por el exceso de productos químicos, su autora ha logrado precisamente lo contrario: que Fire utilice menos ingredientes tóxicos y se neutralicen los agentes irritantes. El resultado es un tinte más natural que los actuales del mercado. Hawker, firme defensora de que las chicas jóvenes no tengan miedo en hacer carreras de ciencia e ingeniería, está realizando ya pruebas para poner su Fire en tiendas lo antes posible, aunque antes hay que estudiar cosas como los efectos de los químicos que usa el tinte en el cuerpo, además de pulir las distintas fórmulas de color y estacionales.