Events

Business

Buscar en este Blog
Búsqueda personalizada

lunes, 15 de agosto de 2016

La casa de Jamaica en Rio 2016 celebran el primer Oro de Usain Bolt

Familia Bolt en Río 2016
Así celebran los jamaicanos el primer oro de Bolt en Rio 2016. Fans de todo el mundo se congregaron en la Casa de Jamaica en Río para celebrar con una fantástica fiesta el primer oro del "rayo" Bolt.


La del domingo 14 de agosto fue una noche en la que todo el mundo deseaba ser jamaicano. Y afortunadamente para todos los miles de fans de Usain Bolt que no tuvieron la suerte de poder ver al rey de la velocidad en directo en el Estadio Olímpico, hubo otro sitio donde congregarse a celebrar la primera de las victorias de Bolt en Río.  La Casa de Jamaica, en el Rio Jockey Club, en el barrio carioca de Gávea, fue una fiesta de reggae y banderas verdes, negras y amarillas. Todo para animar al jamaicano más famoso de la historia, y para festejar su triunfo en los 100m de los Juegos Olímpicos -su tercero consecutivo- hasta altas horas de la madrugada.



La fiesta, animada por el DJ Narity, fue como debe ser una gran fiesta jamaicana en Brasil: con fantástica música, bailes, diversidad cultural y sobre todo, ganas de pasarlo bien y de disfrutar.  Sólo a las 22.25 horas, cuando Bolt se colocaba en los tacos de salida para defender sus dos oros Olímpicos, al lado de su gran rival, el estadounidense Justin Gatlin, se hizo el silencio en la Casa de Jamaica. ¿Sería capaz Bolt de lograrlo? Bastaron unos pocos segundos para comprobarlo: 9.81 exactamente.

Desde ese momento, y con la victoria ya en la mano, la Casa de Jamaica fue toda una fiesta. Con el clásico de Bob Marley "One love" sonando a todo volúmen en los altavoces y miles de personas danzando y cantando, el primer ministro jamaicano, que no quiso perderse la fiesta, decía: "Estoy muy orgulloso de Usain Bolt. Es un atleta de los que sólo salen una vez en el siglo, y demuestra lo que el ser humano es capaz de hacer con trabajo y esfuerzo".  "Usain ha conseguido algo que yo creía que era prácticamente imposible. Es nuestro hijo más amado, y por lo que he podido ver en el Estadio Olímpioc, todo el mundo está muy orgulloso de él. Todo el Estadio quería que ganase, ha sido una expriencia maravillosa. Nunca he visto algo así, y no creo que vuelva a verlo".