Events

Business

Buscar en este Blog
Búsqueda personalizada

miércoles, 13 de julio de 2016

HÁBITOS BENEFICIOSOS PARA EL ESTUDIO - TÉCNICAS DE ESTUDIO

Si quieres tener éxito en tus estudios, lograr hábitos de estudio, o simplemente métodos de estudio donde aprender con eficacia, es fundamental y que progresivamente, aprenderás, te invitamos a que veas el siguiente artículo:

Hábitos de estudio vs métodos de estudio
Atender: mirar y escuchar al profesor sin distraerse.
Observar: fijarte en detalles que casi nadir ha notado.
Concentrarse: "centrarse" con verdadero interés en lo que se esta haciendo: leer, resolver problemas, subrayar, redactar ect.
Escuchar: intentar entender las ideas, argumentos y opiniones ajenas sin tergiversar su sentido.
Entender: comprender el significado de lo que ves, escuchas y lees.
Preguntar: pedir aclaraciones al profesor, con educación y en el momento oportuno, sin interrumpir ni molestar.
Escribir: poner las ideas por escrito con la caligrafía y ortografía suficientes como para ser descifradas sin problemas por otra persona.
Repetir: volver a decir una idea sin cambiarle el sentido.
Reproducir: copiar correctamente un texto, dibujo o esquema sin cambiar nada respecto del original.
Leer: descifrar y entender el correcto significado de un texto, a una velocidad adecuada. Y ser capaz de hacerlo también en voz alta, con la entonación necesaria para que los demás lo entiendan.
Identificar: descubrir qué se esta buscando, de entre mu has otras cosas.
Entresacar: descubrir lo verdaderamente importante.
Subrayar: destacar con un trazo de color los datos e ideas principales de un texto.
Dibujar: plasmar gráficamente la imagen de algo que tienes delante o que estás imaginando.
Analizar: dividir lo complejo en sus componentes más simples, para entenderlo mejor.
Sintetizar: englobar muchas ideas secundarias relacionadas en una sola de carácter más general.
Resumir: reducir un extenso texto o discurso a breves ideas que expresen lo más importante.
Esquematizar: estructurar simbólicamente las ideas clave de un texto o discurso.
Calcular: resolver con precisión matemática problemas numéricos o espaciales.
Cuestionar: plantear nuevos problemas a partir de lo aprendido.
Razonar: extraer, con coherencia y rigor lógico, ideas nuevas a partir de las conocidas con anterioridad.
Deducir: sacar consecuencias concretas de una afirmación general.
Inducir: extraer una conclusión general a partir de observaciones más concretas.
Aplicar: poner en práctica lo aprendido en teoría.
Relacionar: descubrir lo que tienen en común cosas o ideas que en apariencia son totalmente distintas.
Distinguir: separar con precisión las cosas que no son iguales.
Organizar: planificar por etapas el trabajo que se va a realizar, asignando un tiempo para cada una.
Investigar: buscar las fuentes adecuadas de información y aprovecharlas correctamente para conocer más a fondo un tema determinado.
Exponer: comunicar las ideas a tus oyentes, con las palabras y los gestos más adecuados al tema y al auditorio.
Redactar: expresar las ideas correctamente por escrito, sin lugar a equívocos y malas interpretaciones.
Argumentar: fundamentar con racionamientos claros y convincentes las ideas y opiniones propias o ajenas.
Explicar: aclarar el significado de algo más o menos confuso.
Respetar: valorar las opiniones ajenas con espíritu crítico, pero tolerante y libre de prejuicios.
Dialogar: escuchar los argumentos ajenos y exponer los propios, con claridad, amabilidad y respeto.
Tolerar: reconocer el derecho de los demás a pensar y expresar libremente sus opiniones, aunque sean contrarias a las nuestras y no nos convenzan en absoluto.
Criticar: descubrir cuándo un argumento no es correcto, sino engañoso, por establecerse a partir de premisas falsas, ser incoherente o verdadero "a medias".
Ratificar: aceptar con flexibilidad las ideas contrarias a las nuestras, cuando realmente sus argumentos nos parecen mejores.
Imaginar: inventar nuevos argumentos, modelos explicativos o modos de resolver problemas.
Reflexionar: descubrir los propios defectos y virtudes, a partir del resultado de nuestras acciones, y aprovechando las críticas ajenas.
Autocorregir: combatir con realismo, eficacia y constancia los propios defectos.
Madurar: acostumbrarse a hacer siempre lo más conveniente, aunque sea lo más apetecible.

Parece que dominar estos cuarenta y dos verbos, y eso de estudiar esta chuupao. ;) ^_^