Events

Business

Buscar en este Blog
Búsqueda personalizada

lunes, 11 de julio de 2016

EL CAOS EN EL FÚTBOL ARGENTINO

El fútbol argentino atraviesa la peor crisis de su historia, producto del desorden de su asociación, que después de la muerte de Julio Grondona en el 2014 quedó en un vacío de poder, sin norte y sin sucesor.

Gerardo el 'Tata' Marginó dijo adiós a la selección
Hoy la AFA no tiene recursos, ni presidente, ni DT de la selección mayor, tras la renuncia de Gerardo Marginó. Hasta la participación en los Olímpicos estuvo en riesgo. La organización interna es un caos, con lucha de poderes. La Fifa intervino para intentar la reorganización, mientras la justicia investiga posible corrupción. Te enseñamos unas claves de la crisis.

1- Sin cabeza y sin dinero
La crisis del fútbol argentino es el detonante de una asociación acostumbrada al poder unitario que ejerció Julio Grondona, que tomó todas las decisiones de la entidad por 35 años. La AFA esta llena de deudas y no tiene capital para salir a flote, porque esta desangrada.

2- La comisión normalizadora
Es tan crítico el caos en la AFA que la Fifa tuvo que impulsar una "comisión" para reorganizar al fútbol argentino. Para ello envió dos veedores: el suizo de origen colombiano, Primo Corvaro, y la abogada de Conmebol, la paraguaya Montserrat Giménez. También hay participación del exfutbolista Diego Maradona, cono hombre de confianza del presidente de la Fifa Gianni Infantino. El objetivo de estos verdores es construir una nueva junta, de siete miembros, que guiará a la nueva AFA y ejercerá por un año, con recursos iniciales de 70 millones de dólares, que saldrán del patrocinador Adidas, y de algunos créditos.

3- La mancha de la corrupción
Un gran problema en torno al fútbol argentino tiene que ver con las irregularidades en el manejo de los recursos que el Gobierno entrega a la AFA por derechos de transmisión de TV, bajo el sistema "fútbol para todos". La justicia, en cabeza de la jueza María Servini de Cubría, investiga desde el 2009 posibles casos de corrupción en el manejo de los dineros. También indaga sobre la eventual relación de AFA con el Fifagate. La injerencia del Gobierno ha despertado el temor de que la AFA sea expulsada de la Fifa. Servini dijo que la justicia no la intervendrá.

4- La idea de una Superliga
Algunos de los clubes más poderosos Boca River y San Lorenzo, con visto bueno del Gobierno de Mauricio Macri, quieren crear una Superliga, una organización del fútbol por fuera de la AFA. La Superliga definiría la nueva estructura del campeonato y quiere negociar por su cuenta los derechos de TV del fútbol, con una nueva distribución. Pretenden que los clubes de Primera División reciban un 80% ( 50% en partes iguales y el otro 50% para los clubes con más títulos y número de socios), y el 20% para la segunda. Todo apunta a que será aprobada la Superliga. Sin embargo, la Fifa ya dijo que los recursos de la TV deben ser administrados por AFA, por lo que seguirán las discusiones pero en un plano jurídico.

5- El fútbol, a la deriva
La crisis tocó fondo con la renuncia del técnico de la selección de mayores, Gerardo Marginó, quien se fue por ese caos institucional y por las dificultades que tuvo para armar el equipo que jugará los Juegos Olímpicos de Río, púes los clubes no cedían a los jugadores citados. Por ahora, la Olimpiada la comandará Julio Olarticoechea, pero es urgente la designación del nuevo DT de mayores. Las menores tampoco tienen entrenadores. En cuanto a la liga local, el comienzo se retrasó una semana (era el 6 de agosto y fue aplazada para el 12) para facilitar el préstamo de jugadores a los juegos de Río. A todo este panorama se le suma la renuncia de Lionel Messi a la selección, en espera de que regrese.

6- ¿Hacia dónde va el fútbol argentino?
El fútbol gaucho depende hoy del trabajo de la comisión normalizadora, de definir los nombres de los nuevos dirigentes, que serán quienes intenten dar orden al caos, lo cual es una prioridad teniendo en cuenta que en septiembre se reanudan las eliminatorias al Mundial de Rusia. Por ahora se espera la aprobación de la Superliga y, en ese caso, la incógnita es quién negociará finalmente los derechos de la TV: ¿los clubes o la AFA? Lo primero es recuperar la imagen de la Institución y luego se vendrán las reformas.