Events

Business

Buscar en este Blog
Búsqueda personalizada

martes, 28 de junio de 2016

SEIS CLAVES PARA LOGRAR LO QUE SE PROPONGA

"Hay que despertar la fuerza interior"
A todos nos viene bien ciertos cambios. Sabemos que nos conviene empezar una dieta o aprender inglés, cambiar la carrera profesional, dejar una relación mental, crear un entorno de trabajo con mejores condiciones o dejar de enfadarnos por tonterías. Todos tenemos listas de sueños pendientes. La teoría la sabemos, pero pasa el tiempo y seguimos igual. El miedo, la comodidad o nuestra propia educación nos llevan a estar siempre en el mismo sitio.

Pero, ¿sería más fácil conseguir lo que deseamos si despertara en nosotros una fuerza que hiciera que nada nos frenara?. Todos nacimos con esa fuerza y lo que hace falta es despertarla para ser nosotros mismos, para conseguir nuestros sueños y para tomar decisiones que a veces se nos resisten. Tener la determinación de ser nosotros mismos viviendo en sociedad y sintiéndonos plenos con lo que hacemos, está en nuestras manos, y proponemos estos consejos para despertar esa fuerza interior y que resume en la frase de los maestros Jedi: "Que la fuerza nos acompañe".

1- Adiós a los beneficios ocultos
"Todos cuanto hacemos, incluso la queja o el miedo, aporta un beneficio oculto aunque no nos demos cuenta de ello, lamentarnos o continuar en un trabajo, en una relación o en una situación determinada, aunque no nos satisfaga, son ejemplos de este patrón psicológico. La queja tiene varios beneficios ocultos, como sentirnos parte de un grupo (aunque sea de quejosos), hacer responsables a otras personas o al mundo de nuestra situación en vez de a nosotros mismos, y llamar la atención de los demás, todo lo cual nos paraliza y anula nuestra determinación. Necesitamos primero identificar el beneficio oculto para desprendernos de él, a través de la pregunta ¿qué tiene de bueno para mí esta situación?, y ¿hasta dónde estoy dispuesto a sacrificar por mantenerme aquí?, recomendamos que sea honesto con nosotros mismos al responder estas preguntas.

2- Identifique lo que no quiere
Muchas veces no sabemos lo que queremos, por lo que un primer paso es identificar, al menos, lo que queremos, cuando no hay vocación o sueño claro que perseguir, y darle muchas vueltas a la cabeza no siempre ayuda, por lo que una buena técnica es acudir a las señales indirectas de nuestro cuerpo. ¿Qué le dice su cuerpo cuando va a trabajar a ese sitio o cuando tiene que hacer determinados proyectos? ¿Tiene hábitos poco saludables por el estrés? ¿ Cuándo le ocurre? Escuchar nuestro cuerpo nos ayuda a saber lo que nos pasa, aunque no seamos conscientes de ello, sabemos lo que queremos o tenemos indicios de ello, se sugiere acariciar esa idea, dejando de lado el miedo y la comodidad, y preguntarnos: ¿me arrepentiría de no haberlo hecho?

3- Diseñe su propia estrategia
Tras saber lo que queremos, debemos pasar a la acción y hacer un plan. Luego determinar el "para que" (más allá del "por qué") y pensar en un plan B, en caso de una situación adversa. Así se superará el miedo.

4- Dele forma a su deseo
Lo que deseamos pocas veces lo sabremos encerrados en casa. Por ello, necesitamos experimentar, hacer una especie de simulación y lo recomendable es empezar por lanzar los dados, es decir, probar las distintas opciones y ver qué ocurre. Por ejemplo, si tal vez quiero ser empresario, interaccionaré con gente que lo es; si ignoro me gustaría vivir en cierta ciudad, pasaré unos días en ella como si viviera allí, luego hay que hacerle caso a la intuición, hay que identificar cuál de kas opciones equivale a el seis ganador del dado.

5- Concentrarse en lo importante
Para conseguir su objetivo, simplifique. Vacíe armarios físicos, mentales o psicológicos. No abra un exceso de frentes y concéntrese en lo importante, en lo que quiere conseguir, además se sugiere definir nuestras propias recompensas: si conseguimos pequeños pasos, ¿cómo nos recompensaremos a nosotros mismos por haberlos logrado? ¡No hay que esperar hasta el final para hacerlo!.

6- Tenacidad
Conquistar cualquier sueño requiere tenacidad y constancia, por ello, hay que identificar qué nuevos hábitos hemos de incorporar en nuestro día a día hasta que apliquemos esas nuevas costumbres de manera inconsciente. Y recuerda que no conduzca mirando solo por el espejo retrovisor. No se lamente de lo que pudo haber hecho y no hizo. Relájese y disfrute con lo que haga en este preciso instante, porque la vida es muy corta para no pasarlo bien. Como entrenamiento para despertar la determinación, recuerda hacer un repaso en tu vida, y busca ese recuerdo que tuvimos de una fuerte determinación, preguntándonos: ¿qué ocurrió?, ¿me muevo más por un sueño, o porque no me quedó más remedio?

"Donde hay una voluntad, hay un camino"